Sesión 2

En esta sesión, nos dedicaremos a leer una selección de poemas escritos por goliardos con la finalidad de realizar una representación iconográfica, o bien, la de hacer un análisis basado en figuras literarias de su propia selección de poemas.

Además de los poemas, incluí algunos videos que incluyen la musicalización de los mismos. A causa de que no todos los poemas han sido musicalizados, no todos los poemas tendrán un video que los acompañe.

Miniatura del Codex Manesse

Justo ahora, pasaré a explicar brevemente las opciones que tienen para enviar las evidencias de esta sesión:

Una representación iconográfica

En el caso de que opten por este tipo de actividad, lo que deberán hacer es lo siguiente:

  • Hacer una selección personal de 3 o 4 poemas de entre los que aparecen en esta página.
  • Buscar imágenes que ustedes consideren apropiadas para representar alguna de las siguientes características: el tema, la voz (narrador), una imagen que el poema evoca, o algún otro aspecto abarcado en la Sesión 1.
  • En un documento de Word, copiar el poema, pegar la imagen al lado del mismo, y debajo de ambos justificar su selección iconográfica mediante un texto corto. Incluir su nombre. Guardar el documento (con los 4 o 5 poemas) como PDF y enviarlo a mi correo.
  • Si lo prefieren, pueden utilizar alguna aplicación para hacer infografías (como Info.gram ) para la actividad.

Identificación de figuras literarias en la selección

En el caso de que opten por este tipo de evidencia, lo que deberán hacer es lo siguiente:

  • En un documento de Word, copiar el poema, escribir y describir las figuras encontradas. Escribir su nombre. Guardarlo como PDF. Enviármelo por correo.

Selección de poemas para esta sesión:

El abad de la Cucaña (Ego sum abbas Cucaniensis)

Yo soy el abad de la Cucaña:
voy de los bebedores en compaña,
por San Dado mi vida se gobierna.
Quien al alba me busque en la taberna,
al véspero saldrá desnudo de ella,
lanzando a voz en grito esta querella:
     "Ay de mí, sórdida suerte!,
     ¿acaso mi despojo te divierte?
     Tú todo mi gozo
     lo tiraste al pozo!"
(Carmina Burana, traducción de Miguel Requena)

Ego sum abbas Cucaniensis
et consilium meum est cum bibulis,
et in secta Decii voluntas mea est,
et qui mane me quaesierit in taberna
post vesperam nudus egredietur,
et sic denudatus veste clamabit:
Wafna, wafna! quid fecisti, Sors turpissima?
nostrae vitae gaudia
abstulisti omnia!

Mi primer amor (Quomodo primum amavi)

I
Allá en el mes de mayo,
cuando de hojas los bosques,
y los prados se visten
de variopintas flores,
la eterna juventud
inflámase de amores.

II
Inflámase de amores
la juventud sencilla,
cuando canta suave
toda tierna avecilla
y el mirlo en el boscaje
gorjea su cancioncilla.

III
Amor con madre Venus
saltea los caminos,
el arco de marfil
tensado de contino,
para extender así
el reino venusino.

IV
Volviendo de la caza
en este tiempo ameno,
el sol cuando iniciaba
a esconderse en su seno,
a llamar comencé
los errados perreznos.

V
Mirando alrededor
no los pude encontrar;
no pequeño por esto
sentí mas gran pesar;
sin tregua a los perdidos
no ceso de buscar.

VI
El vástago de Venus, 
catando mi ansiedad,
apoyado en su arco,
a modo de deidad,
me dijo: "Amado joven,
¿adónde corriendo vas?

VII
De diana las aljibas
de nuevo están vacías;
las flechas de Cupido
se usarán cual solían;
por eso te amonesto
que dejes tus fatigas.

VIII
Por eso tus fatigas
que dejes te amonesto;
en este tiempo haberlas
no me parece honesto;
que los juegos de Venus
ocupen ese puesto.

IX
¿Ignoras por ventura,
los juegos de cupido?
Sería una gran vergüenza
que un joven tan garrido
en los usos de Venus
no fuera más sabido.

X
Una vez si jugaras
los juegos de su oficio,
ya no lo dejarías
por ningún ejercicio;
ya estarías por siempre
sujeto a su servicio."

XI
Ante tales consejos
todo me estremecí;
como lleno de espanto,
conmigo en tierra di;
fuego súbito y nuevo
nació dentro de mí.

(Carmina Rivipullensia, traducción de Miguel Requena)


Sale a la alborada (Exiit diluculo...)

I
Sale a la alborada
la zagalilla,
con su rebaño y su cayado,
con su lana nueva.

II
En el rebañuelo hay
una oveja y una asnilla,
un ternero y una ternera,
un chivo y una cabrilla.

III
En el prado ve
a un escolar sentado:
"¿Qué haces ahí, señor?
Ven a retozar conmigo."
(Carmina Burana, traducción de Lluis Moles)
Si el mozo y la mozuela... (Si puer cum puellula...)
I
Si el mozo y la mozuela
se quedan en el cuarto,
    ¡feliz unión,
    que al crecer el amor,
    con parejo remedio,
    mandan lejos todo tedio!

II
Se da un juego inefable
de miembros, brazos, labios...
¡Feliz unión,
que al crecer el amor,
con parejo remedio,
mandan lejos todo tedio!
(Carmina Burana, traducción de Lluis Moles)
Oh, Fortuna... (O fortuna...)
I
Oh, Fortuna,
cual la luna
variable de estado,
siempre creces
o decreces:
la vida execrable
ahora embota,
ahora mejora,
como en broma,
la agudeza de la mente
y la pobreza
y el poderío funde cual hierro.

II
Suerte salvaje
y vana,
rueda que gira,
condición mala,
salud inútil,
siempre en peligro,
oscura
y velada,
ahora te vuelves también contra mí,
cuando por tus gracias
malvadas llevo
las espaldas desnudas.

III
La suerte contraria
me es ahora
en salud y virtud,
ganancias
y pérdidas
no están en mi mano.
¡En este punto,
sin demora,
tañed todos las cuerdas:
ya que al suerte
derriba a un valiente,
plañid conmigo!
(Carmina Burana, traducción de Lluis Moles)
Cuando estamos en la taberna... (In taberna cuando sumus...)
I
Cuando estamos en la taberna,
no nos importa qué sea la tierra,
sino que nos precipitamos al juego,
que es nuestro perpetuo desvelo.
Lo que se hace en la taberna,
donde el dinero es copero,
esto sí importa averiguarlo.
¡Pero escuchad lo que os voy a decir!

II
Unos juegan, otros beben,
otros viven desenfrenadamente.
Pero entre quienes se dedican a jugar.
unos acaban desnudos,
otros se visten allí mismo,
otros se cubren con sacos.
Nadie teme allí a la muerte,
sino fían su suerte a Baco.

III
Primero por el precio del vino:
por éste beben los libertinos;
una vez beben por los cautivos,
después beben tres por los vivos,
cuatro por todos los cristianos,
cinco por los fieles difuntos,
seis por las hermanas vanas,
siete por los caballeros salvajes,

IV
ocho por los hermanos perversos,
nueve por los monjes dispersos,
diez por los navegantes,
once por los desacordados,
doce por los penitentes,
trece por los que van de camino.
Tanto por el Papa como por el Rey,
beben todos sin ley.

V
Bebe el ama, bebe el amo,
bebe el caballero, bebe el clérigo,
bebe éste, bebe aquél,
bebe el siervo con la criada.
Bebe el activo, bebe el perezoso,
bebe el blanco, bebe el negro,
bebe el constante, bebe el versátil,
bebe el rudo, bebe el mago.

VI
Bebe el pobre y el enfermo,
bebe el desterrado y el desconocido.
Bebe el chico, bebe el viejo.
bebe el prelado y el decano,
Bebe la hermana, bebe el hermano,
bebe la vieja, bebe la madre.
Bebe ésta, bebe aquél,
beben cien, beben mil.

VIII
Seiscientas rondas poco
duran cuando sin medida
beben todos, sin meta,
aunque beban alegremente.
Así, todas las gentes nos denigran
y siempre seremos pobres.
¡Quienes nos denigran se vean confundidos
y no se cuenten entre los justos!
(Carmina Burana, traducción de Lluis Moles)
Ardiendo por dentro... (Estuans interius...)
I
Ardiendo por dentro
de cólera impetuosa,
lleno de amargura
me digo a mi mismo:
Hecho de materia
de leve sustancia,
soy como una hoja
juguete del viento.

II
Siendo así que es propio
del sabio
sentar en piedra
los cimientos de la construcción,
yo, estúpido, parezco
un río que en su correr
nunca se detiene
bajo el mismo cielo.

III
Me dejo llevar como
nave sin marinero,
como el pájaro errante
por las sendas del aire.
No hay cadenas que me detengan,
no hay llave que lo logre;
busco a los que son como yo
y, así, me uno a los malos.

IV
La gravedad del espíritu
se me antoja demasiado rigurosa,
la chacota me es grata
y más dulce que la miel.
Cuando Venus manda
es tarea suave,
jamás asentada
en los ánimos indolentes.

V
Ando por el camino ancho,
como joven,
me meto en los vicios, sin atender a la virtud,
ávido de placeres
más que de mi salvación;
muerto de alma
me desvelo por el cuerpo.
(Carmina Burana, traducción de Lluis Moles)

Gracias por haber asistido a esta sesión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s